Breve guía para conocer y tratar el ataque de ansiedad

ataque de ansiedad

La vida cada vez es más frenética. En un mundo global donde la calma es un bien escaso, donde reina la competitividad, el estrés, las preocupaciones y las rutinas aceleradas, la tranquilidad parece una rareza. A veces estamos tan centrados en cumplir nuestros objetivos diarios que nos olvidamos de nosotros mismos y cuando nos damos cuenta… surge un ataque de ansiedad. Puede surgir con motivo de esas metas inalcanzadas, de ese exceso de concentración en las preocupaciones, de ese imprevisto que nos desajusta la agenda y las rutinas con las que nos sentimos seguros, de una discusión acalorada o, incluso, de ese momento de paz que nuestro cuerpo identifica como raro, al haber estado sometido demasiado tiempo al estrés, lo que dispara la alarma y provoca el episodio ansioso.

¿Qué es un ataque de ansiedad?

Lo primero que debemos hacer es entender qué es realmente un ataque de ansiedad, pues uno de sus factores característicos es el propio miedo a la incertidumbre sobre qué nos está ocurriendo. Si sabemos de qué se trata, será más fácil sobrellevarlo, ya estaremos haciendo un tratamiento de la ansiedad. Al menos acabaremos con uno de sus rasgos: la total incertidumbre.

Los ataques de ansiedad (los más fuertes se llaman ataques de pánico) son períodos de tiempo relativamente cortos pero variables en los que la persona sufre de modo repentino un temor muy intenso que alcanza su “climax” para después volver a niveles estables, si bien pueden quedar pequeñas secuelas durante cierto tiempo, fruto de ese intenso miedo.

¿Cuán frecuente es en la población el ataque de ansiedad?

El ataque de ansiedad es frecuente, todo el mundo tiene alguno en su vida. Los trastornos de ansiedad, de hecho, son los más frecuentes entre la población de la mayoría de países, llegando incluso a afectar a más del 20% del total de ciudadanos. Así que, efectivamente, estos episodios son frecuentes.

¿Por qué ocurre un ataque de ansiedad?

Lo que debemos entender es que los seres humanos hemos evolucionado cerebralmente, pero algunas respuestas ancestrales siguen impresas en nosotros. Si somos una cebra y vemos un león, necesitamos llenarnos de miedo, para tensar los músculos, despejar la vejiga, respirar rápido, sudar y mantener la temperatura corporal ideal, agudizar nuestros sentidos y salir disparados corriendo para salvar nuestra vida. A día de hoy, ya no estamos en la selva con depredadores. Nuestro depredador es el día a día, es el convivir con el estrés, con la complejidad de nuestro raciocinio humano, con las relaciones amorosas, con nosotros mismos. Es así como se producen estos ataques.

¿Cuál es el tratamiento de la ansiedad?

Puedes optar por múltiples métodos de tratamiento de la ansiedad. Primeramente recomendamos, para saber si tienes ansiedad, realizar un test de ansiedad que te pasará tu psicólogo o buscar uno on-line. A continuación, puedes procurar utilizar técnicas conductuales y de tratamiento de los pensamientos irracionales que ocurren durante los episodios de ansiedad. Por ejemplo, intenta organizar tu agenda para tener sesiones de ejercicio por un lado, momentos de total relax por otro y, además, compleméntalo con un tratamiento de los pensamientos irracionales. Recomendamos el método de vivesinansiedad.es, que ya ha ayudado a más de 10.000 personasen los últimos 6 años y cuenta con miles de seguidores en Facebook. Actúa contra los síntomas, miedos y pensamientos obsesivos para calmar los “engranajes” de tu cabeza.